Páginas

jueves, 15 de septiembre de 2016

2016 - 09 - Cascada del río Carbo desde Sant Joan de Penyagolosa (circular) / A+ 744 m /16,66 km

...

 

Este sábado la ruta propuesta era ir a la Cascada del Carbo.  

Algunos ya visitamos esta Cascada en el 2009 pero salimos desde Villahermosa del Río en un recorrido lineal de ida y vuelta. Ahora la haríamos de otra forma siguiendo casi en su totalidad un track de Federico Yubero. De esta manera aprovecharíamos que nos desplazamos hasta allí y no haríamos una ruta tan corta y de ida y vuelta por el mismo lugar, sino que recorreríamos una circular que nos haría disfrutar de esa zona con más intensidad.




Saldríamos desde el Ermitori de Sant Joan de Penyagolosa por el Camino de Sant Joan hacia el Oeste. Tras unos kilómetros lo abandonaríamos por la izquierda, la pista se convertiría en senda, nos bajaría hasta el Mas de Perico y continuaríamos descendiendo hasta llegar a las Cascadas del Carbo, donde almorzaríamos y los que quisieran se podrían dar un baño es ese espectacular lugar.

Volveríamos al Mas de Perico y allí nos desviaríamos por a la derecha siguiendo una pista que nos llevaría a pasar bajo los Cinglos de Mercén. Continuaríamos hasta la Nevera de la Cambreta y seguiríamos hasta la Fuente del mismo nombre.

Una vez allí continuarmos por la pista y combinando sendas y pistas nos devolverían al Ermitorio y a los coches.

A la cita acudieron Pili, Ana, Nolo, Manel (un senderista que me escribió y que quería acompañarnos), Manuel Carlos y un servidor.

El tiempo está un poco loco. Cuando llegamos a Sant Joan hacía una temperatura de 11 graditos ¡¡Y nosotros que pensábamos bañarnos en la cascada...!!



Comenzamos a caminar por el Camí de Sant Joan cruzando el Ermitorio.




Más tarde, siguiendo las marcas blancas y rojas del GR-7, nos desviamos por la izquierda y la pista se fue convirtiendo en senda.










Allá abajo podíamos ver el cañón donde se encaja el río Carbo y que sirve de cuenca de recepción para sus primeras aguas.



Se pueden ver en algunos cortados los colores rosáceos de los estratos que tanto caracterizan la fachada Sur del Penyagolosa.









Seguíamos hacia abajo, en prolongado descenso, hacia el cañón del río Carbo, viendo la Masía bajo la cual se encuentra la Cascada.






Llegamos a la Masía de Perico y la cruzamos. Un lugar muy limpio y cuidado (y habitado en ese momento).






Seguimos descendiendo admirando el paisaje, como estas terrazas de cultivo ahora abandonadas y pobladas ahora por la fina hierba que ofrecían una imagen relajante.


Bajábamos ya los últimos metros hacia la cascada. Vimos una señal de madera sobre unas rocas que indicaban la dirección hacia la cascada pasando por una Masía, pero es errónea. En realidad hay que continuar bajando por la senda.




Ésta es el agua que viene de la cascada.



Y allí la teníamos. En un lugar precioso y cayendo desde una altura de unos diez metros, resbalando suavemente e intemporal sobre el musgo hacia esa poza mágica sobre la que teníamos la espinita clavada de no habernos bañado en el 2009. Aunque la sorpresa del día tan fresco que nos había tocado en suertes no los lo ponía fácil.






Maravilloso rincón. Esta poza, al estar siempre a la sombra, tiene sus aguas bastante frías y el día no acompañaba mucho para el baño, pero era un objetivo...




Almorzamos en ese lugar, todo para nosotros, escuchando el ruido del agua del chorro continuo de la cascada y mirando las transparentes aguas.


Y después de almorzar...a cumplir el sueño. Eso sí, breve, porque el frescor del agua hacía que sintieras como si te quemara la piel.








Nos despedimos de tan idílico lugar y fuimos a visitar otra cascadita que hay unos metros más adelante y que tiene una poza también bastante profunda y apetecible.





"Los cinco Magníficos"


Retomamos la senda por la que habíamos bajado y volvimos hacia el Mas de Perico. Nada más cruzarlo nos desviamos ahora por la diestra para seguir paralelos al Barranco de Mercén.



Pasábamos por la pista bajo los cinglos del mismo nombre viendo muy de cerca esos acantilados y al fondo, muy pequeñito y nada imponente porque estábamos casi a su altura en este momento, al gigante Penyagolosa, que desde aquí no lo era tanto.




La subida es larga y continua y agradecimos estar protegidos del Sol por la capita uniforme de nubes. Esa puntita de la derecha es la cima del Penyagolosa.






Los Cinglos de Mercén detrás de nosotros. Por debajo habíamos pasado.




Un águila nos vigilaba por si nos salíamos del camino.








Llegamos a la Masía de Mercén y, animados por la conversación, continuamos hasta La Banyadera.






Allí cogimos una senda que bajaba entre los pinos.



Y que se unía después con el siempre precioso Barranc de la Pegunta, por el que acabamos descendiendo hasta el final.




Cuando llegábamos abajo y antes de llegar a la pista, nos desviamos por otra hacia la izquierda que nos dejaría justo en el Ermitorio y en los coches. Allí nos refrescamos en sus fuentes y sacamos las neveritas sobre la hierba para proceder a comer y finalizar de una manera muy agradable esta ruta que nos había permitido, como momento estelar, pasar un buen rato rodeados del entorno de la Cascada del Carbo y cumplir el deseo de pegarnos un baño en sus frescas aguas. 






Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE








No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.