Páginas

sábado, 24 de septiembre de 2016

0320 - Vértices Geodésicos C.V.: Peña del Cuervo (505 m ) / A+770 m / 23,39 km

...





Este sábado la ruta propuesta era subir al vértice geodésico nº 320 en altura de la Comunidad Valenciana, Peña del Cuervo, con 505 m de altitud y situado en el Término Municipal de Gestalgar, Valencia.

Para confeccionar la ruta me basé en la primera parte en el PRCV-291El Salto-Pera y después tiré de mapas por lo que esta iba a ser una ruta de las nuestras típicas, con incógnitas y algo de aventura que seguro que disfrutaríamos.

Saldríamos desde el Puente Viejo  de Gestalgar, a orillas del Turia y caminaríamos por pista hasta la Fuente del Morenillo. Seguiríamos por senda hasta la Peña María y continuaríamos con el recorrido del PR-291.

Llegaríamos a la cabecera del Barranco del Barco, punto más alto de nuestra ruta, y comenzaríamos a descender por su vertiente derecha. Cruzaríamos el Barranco del Salto y mantendríamos la cota durante unos 4 km, hasta llegar a la carretera y acometer la subida al vértice. Aparentemente no hay senda de subida. Existe una pista abandonada que se pierde al poco y a partir de ahí buscaríamos el mejor paso según lo que viéramos.

Bajaríamos a la carretera, seguiríamos por ella y más tarde buscaríamos la manera de bajar a la Fuente El Prau. Tomaríamos ahora el camino de la fuente y volveríamos a la carretera, que nos devolvería al Puente Viejo y a los coches.
A la cita acudieron Manel, su perrita Gala y un servidor.
Había caído un buen chaparrón la noche anterior por lo que toda la hierba estaba mojada y con gotas en sus hojas, transmitiéndonos una sensación muy agradable de frescor matutino que se agradece en el mes de septiembre. 
Llegamos al punto de inicio elegido, junto al Puente Viejo, cuando amanecía sobre Gestalgar y nos dirigimos hacia la pista que circula por una cota un poco superior a donde nos encontrábamos. En mi opinión es mucho más bonito dirigirse hacia la zona de los baños del motor y seguir la pista que va junto al río. Se llega al mismo sitio, aunque es un poco más largo y nosotros ya íbamos sobrados con lo que teníamos por delante.

 
Enseguida vimos nuestro primer referente, la Peña María, imponente y llamándonos con sus cantos de sirena.
 

 
Antes de dejar la pista nos acercamos a volver a visitar la Fuente del Morenillo, siempre con abundante agua y en un lugar muy apacible con profusión de delicados helechos culantrillos.
 
 
Volvimos a la pista observando el color con el que bajaban las aguas del Turia después de las trombas de la noche anterior.
 
 
Cogimos la senda y para arriba, metiéndonos ya en faena y comenzándonos a rodearnos del paisaje y los suaves perfiles de las montañas que nos acompañarían en toda la jornada.
 

 
Nos desviamos de la senda en un recorrido de ida y vuelta para subir a la Peña María y disfrutar de las vistas tan relajantes que se nos ofrecían desde allí.
 

 
Panorámica un tanto forzada desde la Peña María, con los cinglos a la izquierda y el río dirigiéndose a Gestalgar a la derecha.
 
 
 
Os presento a Gala, la simpática perrita westy de Manel. Se portó fenomenal en todo el recorrido.
 

 
Más vistas desde la Peña María. A pesar de lo poco que habíamos subido ya podíamos disfrutar de una buena sensación de altura y visión en la lejanía.
 

 
Avanzando por la senda hcimos la vista atrás y vimos asomar a lo lejos las ruinas del Castillo de Gestalgar, donde estuve en una ruta hace unas semanas con los compañeros Miguel Arce e Iván.
 



 
Más adelante apareció allá abajo el oasis que forma la Hoya de Cherales, una plantación totalmente artificial y ajena a estos lugares donde se transformó el terreno para convertirlo en un fértil huerto de naranjos y a la derecha de la imagen las paredes que se utilizan para la práctica de escalada.
 
  
Habíamos pasado por la zona que fue víctima del incendio de 2012 en la zona pero alegraba ver que algunos lugares por los que pasábamos se habían salvado entonces y así poder imaginar como era todo antes de quemarse, aunque va recuperándose.
 





 
Ahora caminábamos por el cordal de una loma teniendo vistas de las dos vertientes a ambos lados.
 



 
Llegamos al punto más alejado y con mayor altura de nuestra ruta, la cabecera del Barranco del Salto, continuamos la senda y al llegar a lo alto de un cerrito debíamos desviarnos por otra senda por la izquierda, ya en descenso. Encontramos un buen lugar para sentarnos a almorzar. Habíamos querido quitarnos todo el desnivel de subida antes de hacerlo y teníamos estas vistas mientras escuchábamos el silencio. Manel pudo comprobar lo que digo siempre que recorro estos montes. Si uno se para se escucha el silencio. Parece una contradicción, pero estamos tan acostumbrados a tener siempre algún ruido presente que escuchar un silencio casi absoluto nos resulta extraño y enormemente calmante. No se escuchan ni los pájaros. Comprobadlo y ya me lo diréis.
 
 
 
Continuamos nuestro descenso pudiendo ver la parte más escarpada del Barranco del Barco. Desde aquí se podría ver la gran cascada que cae de esas piedras sólo en épocas de mucha lluvia.
 







El fruto del palmito.
 
Un superviviente a varios incendios.
 
 
Llegamos al km 12 de nuestra ruta. Aquí se terminaba de momento el descenso y cruzábamos el Barranco del Salto. Esta zona es muy frondosa y fresca y ahora prácticamente llanearíamos manteniendo la altura durante un buen rato.
 



 
En medio de la senda había bastantes fósiles, como este caracol.
 

 
Por allí puede verse la senda que seguiríamos, ahora prácticamente horizontal.
 
 
Al fondo ya podían identificarse los Cinglos de Gregorio, a la otra parte del Turia.

 
 
Salimos de la Sierra y nos adentramos por los campos de algarrobos haciendo combinaciones de pistas intentando minimizar la distancia en lo posible, hasta llegar a un refugio que hay junto a la carretera. Allí hicimos una paradita antes de acometer la incógnita de la subida al vértice de la Penya del Cuervo.
 
Atravesamos unos campos y enfilamos un pequeño valle. Al principio había rastro de senda y la seguimos hasta que ésta se desviaba a la derecha y ya no nos era de provecho.
 
 
Entonces comenzamos nuestro campo a través por la izquierda buscando el mejor paso. El recorrido no ofrece dificultades más allá del desnivel y fuimos progresando hasta llegar a la cima y al vértice.
 




 
Una vez visitado el vértice y dejado constancia fotográfica del evento comenzamos el descenso intentando no repetir la bajada y hacerlo un poco más allá, próximos al siguiente valle. No aconsejo esta opción, sino repetir la bajada por donde hicimos la subida, que está limpia, ya que por aquí el monte bajo estaba mucho más espeso, a no ser que se lleve pantalón largo. Llegamos a una pista que nos dirigió de nuevo a la carretera y continuamos por ella.
 
 
Se salvó una buena parte de la pinada en esta zona.
 
 
Llegamos a la altura de unas losas en la montaña de la derecha. Cuando de niño pasaba por aquí con el coche, me parecían inmensas y muy atractivas. Con el tiempo todo se ve con otra perspectiva. Buscamos y encontramos una senda que nos bajó al lecho del Barranco del Prado.
 
 
Esta lisa pared se utiliza para la práctica de la escalada como lo atestigua la cuerda que se observa e la imagen.
 

 
Enseguida llegamos a la Fuente el Prau, que deseábamos que tuviera agua porque siempre es un placer refrescarse y tuvimos suerte porque a pesar de la sequía tenía un buen chorro y de agua fresca con la que disfrutamos y de la que bebimos unos buenos tragos.
 
 
Una vista atrás para ver el agradable entorno donde se encuentra la fuente.
 


Y sin más volvimos a la carretera para recorrer los últimos metros que nos separaban del Puente Viejo sobre el Turia y del coche, dando por finalizada esta agradable ruta.
Se recomienda esta ruta para cuando los días sean frescos, como el que en su mayor parte nos había tocado hoy y evitar hacerla en los meses de verano por la ausencia de sombra en casi todo su recorrido.
El desnivel acumulado es de unos 770 metros.
 
 
Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE.

 

1 comentario:

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.