Páginas

sábado, 8 de abril de 2017

0341 - Vértices Geodésicos C.V: Sierra Helada (435 m) / A+ 696 m /11 km

...





Este sábado la ruta propuesta era subir al vértice geodésico nº 341 en altura de la Comunidad Valenciana, Sierra Helada, con 435 m de altitud, situado en el Término Municipal de Villajoyosa, Alicante. 

La ruta era la clásica saliendo de la playa del Albir y recorriendo todo el cordal de la Sierra de Noreste a Suroeste hasta acabar en Benidorm, donde cogeríamos un autobús que nos devolvería a la playa del Albir y a los coches.


Algunos ya habíamos hecho esta ruta hace bastante tiempo y otros no, pero como ahora tocaba hacerla para tomar posesión oficial del vértice, seguro que la disfrutaríamos. Siempre es un gustazo recorrer esta ruta viendo todo el rato desde las alturas la extensión del fantástico mar que tenemos la suerte de tener al lado y que practicamente no utilizamos y además combinado con las montañas y los acantilados en una misma ruta.

Para llegar al punto de inicio Seguiríamos la AP-7 hacia Alicante y nos saldríamos por la salida 65 Benidorm (Levante). Desde ahí seguiríamos las indicaciones hasta la Playa del Albir y después hacia el Faro del Albir.

Habíamos elegido bien el día pues estaba previsto que fuera muy luminoso, sin apenas viento y, dadas las fechas, principios de abril, todavía no haría calor.

A la cita acudieron Mari, Ángela, Pili, Ana, Jose, Juan Carlos, Quico, Manuel Carlos y un servidor.

A las 08:30 ya habíamos aparcado en el parking donde se inicia la ruta hacia el Faro.  




Vimos que a unos metros del parking había una fuente y un poco más hallá habían puesto mesas de merendero, unas con sombra y otras no. Al lado de las mesas hay otra fuente con agua. Nos alegramos de su presencia ya que pensamos en hacer uso de la zona cuando acabáramos la ruta para comer en ese lugar tan apropiado.


Continuamos caminando por  el paseo asfaltado dirigiéndonos hasta el primer mirador, desde el que se tiene una completa visión desde la playa del Albir hasta Calpe y el Peñón de Ifach. 









Magnífico día, sereno y brillante.


El Faro allá a lo lejos,  llegaríamos casi hasta él, aunque nos quedaríamos un poco a su derecha.









Un enorme abrigo rocoso arriba, delante de nosotros.


 Llegamos a las inmediaciones del Faro, en concreto a un mirador que en principio es de ida y vuelta a la carreterilla.







En lugar de volver a la pista asfaltada hicimos el recorrido que se ha convertido en clásico y es coger una senda que sale por la parte derecha de las vallas de madera y que va ascendiendo, cerca de los acantilados, hasta llevarnos al Alto del Gobernador. Este recorrido hasta las antenas no está marcado. Digamos que no es el oficial, ya que el PR sale desde después del Área Recreativa y sube directamente, sin pasar por el Faro. Es otra opción también muy recomendable y más corta.







Íbamos progresando subiendo y bajando por la línea de ruptura y disfrutando del color, la altura y la inmensidad del mar.




Allá estaban las antenas. Todavía nos quedaba una buena subida. Ante la indefinición de una senda única, a veces la gente hace sendas casi paralelas. En la medida de lo posible se debería caminar por la más pisada o mejor aún que se marcara como sendero este recorrido que hacen al año muchos senderistas. 







Impresionante.












La subida hay que tomársela con calma, pues es larga y durilla y no la recomendaría en verano o en épocas de calor.


El entorno es una preciosidad y mirando atrás se aprecia la senda por la que hemos ido pasando.








Felices tras superar los últimos metros de subida.



Llegamos al vértice, que está al lado mismo de la valla de las antenas y caminamos unos metros más hasta encontrar un lugar magnífico para almorzar y así, a la par de abrir nuestras bocas, abrir también nuestras retinas.









A partir de aquí ya seguimos el PR oficial que subía hasta el Alto del Gobernador. Continuamos ahora por camino asfaltado, del que nos saldríamos después por la izquierda a la altura de una indicación de madera hacia la Cruz de Benidorm.



Los pinos ya nos dejaban entrever los muchísimos espárragos de cemento que han brotado con profusión desde aquellos tiempos de las películas de Alfredo Landa y sus aventuras con las turistas suecas frente al microclima de esa playa de Benidorm.










No quedaba sino seguir el sendero con los sentidos atentos para disfrutar de cada rincón y del día que nos había tocado en suertes. Por delante lo mucho que nos quedaba todavía por recorrer.




Obsérvese la transparencia de las aguas y los colores turquesa. A mi mente venían las notas de Miguel Ríos: "Buenas noches, bienvenidos, gracias por estar aquí...se presentan los aliados del sendero..." jeje.










Cada uno disfrutando a su manera, unos andando, otros buceando, pescando, paseando en barca motora o en motos acuáticas...




La senda "pendiente".






Una pasada de rincones y de sitios para guardar en la memoria. Cuidado siempre al acercarse a los bordes. Hay selfies que son "únicos", ya que después no hay ninguno más.





Fusión de la calma y lo agreste, y nosotros como testigos.
 







Otro amigo nos saludaba, el Puigcampana, con su particular y vistosa brecha de Roldán.





Cada vez más cerca de los monstruos de cemento...y de la cervecita.













La  senda llega hasta la carretera asfaltada de una urbanización y un cartel nos indicaba la subida a la cruz y allá que nos fuimos a visitarla y hacernos la foto. Buenas vistas de la bahía de Benidorm  desde allí. Podíamos volver por la senda por donde habíamos venido y llegar a la carretera, pero vimos que tras la valla estaba el terreno muy pisado por la  gente que bajaba por allí y continuamos la bajada por esa senda pedregosa.

 






Llegamos a la carretera y ahora nos quedaba un buen rato de caminar por el asfalto entre algunos chalets de auténtico lujo, como éste en el que se aprecia un cristal en el fondo y laterales de la piscina.






Hay gente que tiene ganas de marcha, como este paisano que ya se estaba bañando en la cala en unas aguas transparentes pero que debían estar fresquitas a primeros de abril.


Continuamos descendiendo poco a poco admirando las vistas y las fabulosas residencias hasta que llegamos a Benidorm y cuando ya teníamos a la vista en frente la parada del autobús, decicimos entrar en un Pub que se anunciaba como "The best Kararoke in the world" y, aunque no cantamos, sí que nos tomamos unas cervezas de barril que estaban muy frías y que nos sentaros de maravilla.

Fuimos hasta la parada del autobús y esperamos unos minutos hasta que apareció la línea 10, que nos llevaría de vuelta a la Playa del Albir. Caminamos después un poco hasta el aparcamiento, cogimos las neveritas y nos fuimos a las mesas que habíamos visto al principio de la mañana a disfrutar de una fenomenal comida al solete, muy agradable. Nos la habíamos ganado. 





 Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE 



1 comentario:

  1. Madre mía que ruta, como me pena habermela perdido, bueno en otra ocasión sera.

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.