Páginas

sábado, 8 de junio de 2019

2019 - 06 Alto del Tajar desde Villamalur / A+ 698 m / 13,75 km








Esta semana la ruta propuesta era subir a El Tajar o Alto del Pinar desde la Font El Prau de Villamalur.


Hicimos esta ruta en junio de 2012 cuando subimos al vértice El Pinar. En aquella ocasión sólo pudimos ir Mari, Jose y yo, aunque después se nos unió a mitad de ruta el grupo de Xavi Goterris. Podéis ver la crónica de aquella ruta pulsando aquí.


En esta ocasión volveríamos a disfrutar de unas sendas preciosas y a la ruta le recortaríamos la subida al vértice y la vuelta que le hicimos, descontando a la ruta casi 5 kilómetros.



Además la haríamos en el sentido de las agujas del reloj, al contrario que en 2012 y así tendríamos el mayor desnivel de la ruta en las primeras horas, que con el caloret ya se agradece.


Comenzaríamos desde el área recreativa de la Font El Prau caminando por el Barranco de Berniches. Lo abandonaríamos más tarde por la derecha y después cogeríamos una senda con buena pendiente que nos subiría al Alto del Tajar. Después seguiríamos por el cordal y bajaríamos hasta Torralba del Pinar y siguiendo el GR-36 volveríamos al punto de inicio.


A la cita acudieron Mari, Jose, Miguel Ángel y un servidor y a la temprana hora de las 7 de la mañana ya estábamos aparcando en la Font del Prau.

Me entristeció ver que del fenomenal campo de cerezas que había, ahora solo habían dejado dos cerezos grandes y el resto lo habían hecho parque infantil y explanada.

Comenzamos a caminar por la pista paralela al Barranco de Berniches.




Enseguida la pista se convirtió en senda y continuamos por ella disfrutando del paisaje. En esta ocasión no hubiera falta haber venido tan temprano para evitar el calor, ya que nuestra zona apareció cubierta en las alturas por una espesa niebla y el ambiente era casi fresquete. Más propio de finales de marzo que de mediados de junio.



Fenomenales carrascas.



Como dice Juane, "la senda se empina", pero ésta aún no era la subida más fuerte.


La senda tocó un momento la carretera para rebotar cual bola de billar en ese mismo instante por la derecha en ascenso. Ahora sí que cortábamos directamente las curvas de nivel.



Aquí se puede ver cómo tenemos encima nuestro sombrero neblinoso que no dejaba pasar los rayos del Sol. Personalmente yo prefiero siempre Sol. Así parece que me hayan quitado parte de la ruta y ésta se merece una buena luz para admirar todos los matices. Pero para gustos...colores.





Llegamos a un collado donde hay un algibe que estaba hasta arriba de agua y confluía con la pista que llevaba por la derecha al Alto del Tajar. Como curiosidad, nos contaba Xavi en aquella ocasión que el Tajar pertenece al Término de Villamalur, al que ellos llaman el Alto del Pinar, pero como Torralba ya tiene el vértice del Pinar, situado en el Alto de la Santa, sus habitantes  prefieren llamarlo  El Tajar (antiguamente había tejos en la zona) y así lo distinguen del otro.




Continuamos la pista por la derecha y llegamos a la torre de observación. Desde aquí normalmente hay unas vistas sensacionales, casi diría pornográficas, pero como diría un murciano, hoy no se veía ni un pijo.


Nada. Que nos devuelvan el dinero.



Además allí arriba hacía un viento fresquillo nada agradable, por lo que decidimos bajar y ya encontraríamos un buen sitio para almorzar. Para bajar nos salimos en esta primera curva para acortar la lazada que hace la pista.



 Tras un tramo de pista volvíamos a pisar nuestras más apreciadas sendas y la bajada hasta Torralba del Pinar no tiene desperdicio.






El Alto del Pinar, donde se encuentra el vértice geodésico y al que en esta ocasión no subiríamos estaba cubierto por las nieblas.









De este cerezo silvestre o asilvestrado cruzaba una rama llena de cerezas por encima de la senda. Un regalo para la vista y para el gusto. Aunque este año las cerezas andan un poco retrasadas para estas fechas, las de este cerezo ya estaban muy buenas y me tuvieron que agarrar entre Mari y Jose para separarme de él y continuar la ruta.





Camuflada entre los pinos la población de Torralba del Pinar, a la que no llegaríamos por pelos, sino que nos desviaríamos por la derecha


En este punto es donde confluimos con el grupo de Xavi en el 2012.


Continuaba la sucesión de magníficas sendas, ahora ya con solete, pero sin calor.




Y tímidamente y en honor a Pili, aparecía por allí a lo lejos la silueta del Penyagolosa.




En un barranquito "a la sombra de los pinos"...(imposible no tararear el clásico) nos detuvimos a almorzar y a disfrutar de ese momento estrella de las rutas.






Continuamos siguiendo la senda del GR-36 y vimos en la lejanía la población de Villamalur, a la que tampoco llegaríamos.



La senda acabó en la carretera que enseguida nos llevó hasta el área recreativa y los coches, dando por terminada esta siempre fenomenal ruta.







Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE



No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.