Páginas

sábado, 11 de enero de 2020

2020 - 01 Sumacárcer - Un Ocho al Barranc del Llop / A+ 450 m / 11,52 km

...






Esta semana la ruta propuesta era una que en 2011 hizo el grupo de Rocacoscolla partiendo de Sumacárcer.

A la cita acudieron Mari, Ángela, Pili, Jose, Quico, Manuel Carlos y un servidor. Aunque el termómetro marcaba 3 grados, al no hacer viento y el día ser luminoso, se quedó una mañana fantástica.


Cambiamos el punto de inicio y aparcamos al lado de la piscina municipal, donde hay sitio para muchos coches. Comenzamos siguiendo la calle y a la altura de esa construcción en la curva nos metimos entre la pared y la montaña.

Es un lugar que se utiliza habitualmente para acceder desde este punto a la senda de la Costa.



Una vez en ella no hubo más que caminar en ligero ascenso para quitarse el fresco.


Al ir cogiendo altura y girarnos hacia atrás podíamos ver el bonito Azud de Sumacárcer y al fondo la Presa de Tous.





La senda, como todas las de esta zona es una auténtica maravilla, que discurre en un entorno muy frondoso y salvaje.








Durante largos tramos la senda se sitúa sobre un estrato calizo que hace que se mantenga limpia y muy agradable de caminar.



A nuestra derecha veíamos abajo el Barranc del Llop por donde pasaríamos más tarde.





Llegamos al desvío que se dirige a la Fuente de Bartolo, pero nosotros seguimos rectos. Más tarde vendríamos por allí.




Como colofón de la senda sobre piedra, ésta acababa en una gran losa de piedra que llegaba hasta una pista, la vereda real.



Curiosa la similitud de los nombres que hacen que nos liemos entre la costa y la tosca.


Al llegar a la pista tomamos por la derecha.




Tras recorrer un tramo de algo más de un kilómetro nos salimos de ella por la derecha  para seguir la indicación de Camí Santo Domingo.




Bonitas vistas de los valles circundantes.



La pista enseguida se convertiría en bonita senda, con las vistas del Barranc del Llop de nuevo pero ahora desde la otra ladera.







La senda nos haría pasar por el Corral de Bufante y por una zona donde hay colmenas. La senda pasa por la derecha y en invierno ni se las veía, pero en primavera o verano habría que pasar con precaución y sin molestarlas. En unas losas de piedra y con estas vistas nos detuvimos a almorzar. Un momento y un lugar precioso del que costaba después levantarse y abandonarlo.













Continuamos pasando por el Puntal del Morico , aunque como tal no lo identificamos.












La preciosa senda comienza a bajar y lo hace durante bastante rato ofreciéndonos vistas del Júcar, la presa y el azud.













Hasta desembocar en una pista asfaltada entre naranjos que tomamos hacia la derecha.




Llegamos a la entrada al Barranc del Llop que cuenta con un poste de señalización y tomamos su senda.







Otro entorno de maravilla y de naturaleza salvaje.











Llegamos a un punto donde desde nuestra senda salía otra por la izquierda que se dirigía a unas paredes. Ángela y Manuel Carlos se adentraron por ella pero no tenía continuidad y volvieron a reunirse con nosotros y continuamos todos por la senda que llevábamos.



Más adelante se produce una bifurcación. En principio tomamos por la izquierda para dirigirnos a visitar esta preciosa y enorme balma llena de estalactitas que colgaban de su techo.









En ellas se podía hacer disfrutar la imaginación sacando parecido a muchas formas, como ésta que parece un lagarto.


O aquí donde se puede imaginar a un nadador saltando al agua con los dos brazos por delante.







Una vez saciadas las retinas volvimos un poco sobre nuestros pasos hasta la bifurcación anterior.


Según caminábamos ahora tomamos la senda de la izquierda y enseguida apareció ante nosotros la escalera, que es el único lugar por donde se puede salir de este barranco. Antiguamente la escalera hecha con troncos estaba muy deteriorada y había una cuerda lateral que servía de apoyo. Ahora la escalera ha sido levemente restaurada pero ha desaparecido la cuerda. 

Hay que tener precaución pues hay que cuidar que la escala no se separe de la roca y al llegar arriba se está un poco expuesto al tener que pasar lateralmente hacia la izquierda para poder continuar. Arriba de la escalera nosotros nos fuimos esperando para ayudar al siguiente.







Tras ese primer tramo viene otro equipado con una escala metálica de las que usan los alpinistas. El tramo es más sencillo que el anterior pero la escala viene muy bien para apoyarse en la subida. Aquí había otro tramo de cuerda que tampoco está ya, pero aquí ayudándose con la escala se sube bien.










Al llegar arriba la zona estaba muy escarbada por los jabalíes y dificultaban la elección de la continuación correcta. Lo intentamos hacia arriba pero un viejo algarrobo con las ramas muy bajas hacía pensar que no fuera por ahí. Lo intentamos hacia la derecha y aunque en principio el barranco parece que se abría y se podía pasar, nos dimos la vuelta porque nos alejábamos de la posición que indicaba el GPS. Así que tomamos la izquierda según habíamos subido de las escaleras y por una zona bastante limpia seguimos lo que parecías trazos de senda hasta que llegamos a  una clara senda superior que venía desde la derecha. Si hubiéramos ido ahora hacia la derecha hubiéramos llegado hasta la fuente y habríamos visto dónde habíamos perdido la continuidad al subir de las escalas, pero como sabíamos que la fuente no tenía agua y el lugar no era interesante continuamos la senda por la izquierda.







 La senda nos llevó a unir con la de la Costa, en el punto donde por la mañana habíamos visto la señal de la Fuente de Bartolo. Continuamos por la derecha repitiendo ese tramo hasta llegar de nuevo a la losa y a la Vereda Real, que ahora tomaríamos por la izquierda para continuar con el segundo tramo del ocho.





Curioso pino al lado de la pista con forma de "Curva Peligrosa" o de "Caballito".





Más adelante encontramos otro poste con la indicación de Senda de la Tosca, que era por donde continuaríamos para volver a Sumacárcer. Otra maravilla de senda.















Hay un punto en que, aunque la senda continúa, tomamos un desvío en descenso que nos llevaría al cauce del barranquito.







Enfrente de las piedras estaba la continuación de la senda con sus marcas.





Y nos llevó hasta una nave ya en las proximidades de la población, desde donde seguimos la calle para llegar de nuevo a la piscina y a los coches, dando por terminada esta fenomenal ruta.








Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


1 comentario:

  1. Buena ruta Pablo, las he hecho en varias ocasiones. El Barranco del Llop impresionante, eso sí yo lo hago de ida y vuelta por las escalas no me he atrevido a subir. En unos meses volveré. Un abrazo

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.