Páginas

sábado, 1 de diciembre de 2012

0082 - Vértices Geodésicos C.V.: La Blasca (1120 m) / A+ 757 m / 17,94 km

...
"Una ruta agradable de caminar "





Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 82 en altura de la Comunidad Valenciana, La Blasca, con 1120 m de altitud, situado en el Término Municipal de Banyeres de Mariola, Alicante.
Recorreríamos la Sierra de la Fontanella casi de un extremo a otro. Saldríamos desde las cercanías de Banyeres de Mariola, dejando los coches en el parking del Área Recreativa del Molí l’Ombría. Por un valle iríamos al encuentro del PRV-313 y tras dejarlo por la diestra, una empinada  subida nos dejaría en la cresta y en la Penya La Blasca, donde se encuentra el vértice. Esta peña es la que  veíamos desde  el vértice próximo "Cenezosa" cuando recorríamos la paralela Sierra de Onil.



Como si continuáramos el PR la ruta se nos quedaría corta, seguiríamos el cordal de la Sierra haciendo toboganes y pasando por todos los piquitos, hasta llegar a los Altos de Martínez y, tras bordearlos hacia la derecha, iniciaríamos el regreso.

Caminaríamos a continuación un tramo por la falda Norte de la Sierra hasta que en un momento volveríamos arriba y cambiaríamos de vertiente, cruzándonos con el sendero de la mañana  para seguir el Azagador de la Fontanella y combinando más tarde tramos de PRs y sendas, regresar a los coches.

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo en 3D sobre la ruta que preparé para que os hagáis una idea fiel del recorrido:


A la cita acudieron Herme, Kiquet, Manuel Carlos y un servidor. Aparcamos en el Molí l'Umbría y a las 7:30 comenzamos a caminar pasando delante del molí que presentaba un aspecto ruinoso y apuntalado.


El coche marcaba 1 grado cuando llegamos pero como ya de inicio comenzamos a subir, generábamos nuestro propio calor. Esta sendita pasaba por un valle muy frondoso en el que nos encontramos con la Font del Teularet.


Más tarde abocamos a una pista y tras pasar una casa a nuestra derecha que se encuentra en el cortafuegos, nos desviamos un poco a la diestra para ver un antiguo horno de cal ya en bastante mal estado. Más adelante nos desviamos del recorrido, digamos, oficial y nos salimos por una senda que había visto en una de las imágenes aéreas.




Esta senda, sin ninguna dificultad, nos iba pasando entre terreno rocoso y la verdad es que le dio un punto muy bueno a la ruta.


A nuestra izquierda podíamos ver la silueta del vértice Cenezosa y la Font Roja y a nuestra espalda el Montcabrer envuelto entre las nubes.


Esta senda subía por la cresta hasta llegar a la Penya de La Blasca, mucho más atractivo que ir por la pista de abajo y conforme subíamos iba soplando un vientecillo helado, como atestiguaban nuestras orejas y los arbustos, a los que se les había congelado el rocío y el hielo había adoptado la dirección del viento.




Un poco más allá tuvimos al alcance el vértice de La Blasca, situado en un lugar con muy buenas vistas, pero en el que el viento helado nos hizo salir rápidamente de allí tras hacer la foto de grupo.


En nuestro propósito de alargar esta ruta seguimos por el cordal, teniendo como referencia en frente los dos cerros de Cabezo Gordo.




A nuestra izquierda podíamos ver la Sierra de Onil y estuvimos recordando la buena ruta que hicimos hace meses uniendo los vértices de Cenezosa y Reconco y desde donde veíamos esta Penya a lo lejos, mostrándose como una atractiva tentación a la que ya le tocaría el turno.


Superamos los Altos de Martínez y giramos comenzando el regreso por la vertiente Norte de la Sierra de la Fontanella, buscando en la bajada un lugar protegido del viento para poder almorzar. Lo encontramos tras descender un tramo de pista cementada, sentados en el borde de una balsita pequeña, al resguardo de la construcción de una balsa mayor de agua para los incendios.

Se nos olvidaron los vasos para el café y Manuel Carlos improvisó haciéndose una tacita con papel de aluminio.


Tras la parada seguimos por la falda Norte, donde comenzamos a bajar bastante sabiendo que después lo pagaríamos. Así, llegamos a una pista cementada que en un durillo y largo ascenso nos fue subiendo hasta cruzar con el sendero por el que pasamos en la mañana, viendo a nuestra derecha paredes rocosas.




Pasamos el cruce de sendas y cambiamos a la parte sur de la Sierra. En esta zona también nos salimos de las pistas de los PRs y utilizamos viejas pistas y sendas que aparecían en los mapas. Las sendas estaban limpias, de buena calidad, como se muestra en la fotografía y eran muy agradables de caminar, en una enorme pinada y que al parecer era buen terreno para las setas, porque vimos a mucha gente buscando e incluso Kiquet encontró dos Rovellons al lado de nuestro camino, sin meternos a buscarlos.





Desde esta fachada sur podíamos ver la mejor cara de la Penya de la Blasca, donde habíamos estado antes en su vértice y que iría asomándose de vez en cuando en las fotos siguientes, cada vez más alejada.


Pasamos por otro horno de cal al lado de la pista. Éste en mejor estado de conservación.


Llegando a la casa de la Foia Redona hay que estar atentos al desvío de la senda por la izquierda, ya que la fita está un poco tapada por los arbustos y al rato, cuando terminaban unos campos a nuestra izquierda y viendo una caseta a la derecha, nosotros intentamos buscar una vieja senda un poco más allá, pero después nos dimos cuenta de que iba por el mismo campo. Un poco más tarde teníamos que desviarnos a la derecha y éste fue el único tramo de la ruta en el que la senda estaba perdida y tuvimos que ir a la trocha. El terreno se dejaba caminar. Salimos a un campito en el que hay unas colmenas y ahí ya continuaba  la vieja pista que nos fue llevando por una combinación de ellas hacia las cercanías de Banyeres.




Una última senda nos subió a un mirador que nos ofreció una bonita estampa de la población de Banyeres de Mariola y de su bien conservado castillo almenado, que daría la impresión de estar todavía en pleno uso.



Al bajar el senderillo se encuentra una cova. Esta senda nos bajó a la zona de acampada del Molí. Un área muy extensa y bien equipada para acampar, pero que se encuentra cerrada para esos usos hasta la primavera.


Unas semanas atrás, en este lugar también hubieran abundado los amarillos otoñales por la buena cantidad de chopos que ahora se encuentran ya en estado de letargo.


Pasando el puentecito de madera y con un último vistazo al derruido molí, llegamos a la zona del parking donde teníamos el coche un poco pasadas ls 12:30 horas y algunos procedimos con el relajante y "refrescante" baño de pies, dando por finalizada esta agradable ruta.






Una ruta que hemos confeccionado a base de utilizar parte de los PRs existentes en la zona combinándolos con tramos antiguos de pista y viejas sendas. Destacar la calidad de las sendas y su limpieza en todo momento salvo el corto tramo de una que indicamos en la crónica que se encuentra perdido. Nos dejó muy buena sensación la subida por la senda que nos llevó a la cresta de la Penya de La Blasca. Al usar tanta combinación de PRs, pistas y sendas con continuas bifurcaciones, es muy recomendable el uso del GPS para no perderse entre los muchísimos caminos que pueblan esta enorme pinada.




Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

1 comentario:

  1. Ni sabía que existía este sitio para ver distintas rutas, gracias, me parece como interesante e ilustrativa, montañeramente hablando.
    3mil

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.