Páginas

domingo, 9 de junio de 2013

Volta pel Terme Vilamarxant 2013

...
"Más que palabras"




Este año se celebraba la V Volta pel Terme de Vilamarxant, organizada por la sección senderista del Club d’Atletisme de Vilamarxant para miembros y simpatizantes. Este proyecto comenzó unos años antes pero, organizada de esta manera, hemos disfrutado de su quinta edición.

Se divide en tres sesiones: sábado por la mañana, sábado por la tarde y domingo por la mañana.  No pude en esta ocasión hacerla completa ya que tenía otros compromisos pero sí que asistí a la primera parte.



Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de vuelo sobre la ruta para que os hagáis una idea fiel del recorrido:








A las 7:30 de la mañana ya estábamos 28 senderistas más la perra de Raúl dispuestos a comenzar la ruta desde la plaza del lavadero.


Nos dirigimos primeramente hacia el río, cruzándolo por uno de los puentes “venecianos” para visitar el viejo molino de harina del Mas de la Barca. Previa explicación de nuestro maestro de ceremonias, “Porrina”, estuvimos merodeando por sus estancias, ya muy destartaladas, pues los nuevos vándalos habían cortado a soplete parte de la puerta metálica para venderla como chatarra y procedido a su saqueo, pero el antiguo y bien calibrado sistema de circulación del agua mediante canales seguía funcionando a la perfección.







Retrocedimos un poco y continuamos por el margen del río en dirección Pedralba. Pasamos por una pequeña masía en la que nos fotografiamos bajo un enorme Llidoner, Almez o “Celtis Australis”, que por su porte debería estar en el catálogo de árboles monumentales. Sus ramas se utilizaban en la elaboración de mangos de herramientas, sus hojas tienen propiedades medicinales y sus frutos son comestibles (almezas) y se fabricaban mermeladas con ellos.




Continuamos y cruzamos el punto donde se paralizaron hace tiempo las obras de la Variante de Benaguacil, tramo de autovía que pretendía comunicar la pista de Ademuz con la A-3 para hacer una gran circunvalación y de la que sólo se terminó la parte que llega hasta la carretera de Llíria. La parte construida resulta de mucha utilidad para los que vivimos en la zona, así como lo sería la parte que falta, si algún día llega a realizarse.


Subimos a las lomas del Chardil y del Tío Figuetes, también llamada esta última “loma de los guardas”, porque desde aquí se tiene una vista elevada de todo el contorno y desde donde los guardas podían vigilar una buena parte del Término.


















"Forajidos de leyenda"


Bajamos y continuamos por la pista asfaltada donde José, que nos iba comentando cosas de las plantas que nos íbamos encontrando, vio a un lado del camino brotes de “regaliz” y nos pusimos a tirar de ellas para coger sus raíces. Personalmente me gusta el sabor y nunca la había probado así, recién cogida.


Llegamos al “Mas del Río” y enfilamos ya el camino hacia el Área recreativa de “La Fenosa”, en un lugar junto al río en el que éste divide los Términos, estando ahora en el de Benaguacil y teniendo enfrente el de Vilamarxant. Allí nos dispusimos a almorzar, ante la quietud que transmite el tranquilo discurrir de las aguas y el murmullo de las hojas de los chopos.






La perra se lo pasaba de miedo y Ramiro llegó a un estado contemplativo de tal intensidad que uno de sus latidos provocó hasta ondas en la superficie del agua…



Pepe todos los años nos cuenta un chiste. En esta ocasión le tocó el turno al de la víbora:










Bajo la atenta mirada del Comandante Porrina y en ajustada formación, salimos del paraje de la Fenosa para continuar nuestras andanzas y por el camino fotografiaba algunos de los regalos que nos iba dejando la cortísima primavera de este año.




Llegamos al punto de cruce del río. Es una pasarela de hormigón sobre tubos, donde el agua normalmente pasa por debajo, pero el Turia pasaba crecido y lo hacía con el agua cuatro o cinco dedos por encima de su nivel habitual, por lo que nos tocó (con lo que a mí me gusta) descalzarnos para cruzarlo y con cuidado, porque el musguillo que se había formado era bastante resbaladizo.






A continuación cruzamos la carretera y nos adentramos en las fenomenales pinadas de la zona de la Pea, donde el Comandante nos llevó a visitar las antiguas minas (casi tapadas) de tierra que se utilizaba para fregar acompañada con el esparto, también autóctono y abundante de la zona.








Cerca del “dipòsit” hicimos una parada para reagrupar y tomar algo fresco de nuestra furgoneta de avituallamiento, que José Miguel había conducido hasta allí y continuamos caminando por la zona de La Paridera, desde donde había muy buenas vistas.

















Pasamos al lado de un enorme campo de plantones de viña y llegamos a la Masía que teníamos alquilada como base de operaciones, donde nos refrescamos. Allí estaban otros compañeros cocinando una paella para 50 personas.




Aunque la imagen ya lo dice todo, la paella salió estupenda y dimos buena cuenta de ella a la sombra de los porches.




Al terminar, se procedió al reparto de camisetas y nos hicimos la foto de grupo. Aquí me despedí yo, aunque el grupo continuó con su salida a otra caminata a continuación y, tras quedarse a dormir con sacos en los porches de la masía, finalizaron esta edición con otra vuelta el domingo por la mañana por los alrededores del Término, para acabar en el mismo punto donde iniciamos esta andadura el sábado por la mañana, en la plaza del Lavadero.



Aquí tenéis el resumen y los tracks de las tres partes (los dos últimos gracias a Raúl). Podéis descargarlos pulsando en ellos:


Distancia
km
Alt. Acumulada
m
Desc. Acumul.
m
Veloc. Media Movimiento km/h
23.32
338
293
4,63
13.23
198
198
4.77
16.29
340
388
4.46
Totales
52.84
876
879



Un saludo a todos y hasta la próxima.


3 comentarios:

  1. Hola, quisiera informacion para llegar a las antiguas minas de la zona de la Pea que habeis visitado en esta excursion que me interesaria visitarlas

    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, aqcabo de poner en la crónica el mapa topográfico de las tres etapas para que se vea el recorrido completo que se hizo en la Vuelta. Las minas las visitamos cuando hicimos la parte 1. Para ir a ellas directamente hay que coger la carretera de la Pea y un poco antes de llegar a la estación eléctrica verás que hay una pista de tierra que baja hacia el cruce del río por donde pasamos nosotros, el que está cementado sobre tubos. Justo en la carretera y a la otra parte de la pista de tierra, la senda se adentra en la pinada de la Pea y enseguida un poco a la izquierda, está lo que queda de aquellas minas. Lo puedes ver también en el minuto 1 del vídeo del Vuelo sobre la ruta. Es ese trocito que se va hacia la izquierda y vuelve a la senda. Aunque sólo verás en el sitio el polvo amarillento que se ve en las fotos. Espero que te haya sido de utilidad.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por la informacion. Te lo agradezco

      Eliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.