Páginas

sábado, 16 de enero de 2016

0185 - Vértices Geodésicos C.V.: Nevera (856 m) / A+ 787 m / 13,62 km

...




La ruta propuesta para este sábado era subir al Vértice Geodésico nº 185 en altura de la Comunidad Valenciana, Nevera, con 856 m de altitud, situado en el Término Municipal de Chóvar, Castellón.     



Para llegar al punto de inicio seguiríamos la A-7 hacia Sagunto y tomaríamos la A-23 hacia Teruel. Nos saldríamos en la salida nº 21 (Sot de Ferrer-Soneja. Atravesaríamos Soneja por su parte derecha siguiendo la CV-230, pasaríamos por Azuebar y a la altura del km 9,200 nos desviaríamos por la izquierda hacia Chóvar, siguiendo ahora la CV-219 y aparcaríamos a la derecha nada más llegar a la población, en la zona de parking al lado del cementerio.

En esta zona habíamos estado en otras ocasiones y habíamos hecho la parte por la que volveríamos, aunque normalmente lo hacíamos comenzando por allí. En su lugar, seguiríamos un track de nuestro amigo Simón Corresendas que hizo este verano y con un inicio que, al menos yo no había hecho y que me parece que no defraudaría por lo “Espadánico” de toda la ruta. Os dejo aquí la descripción que hacía el mismo Simón de la ruta:

Excelente ruta por la Sierra Espadán, saliendo desde la población de Chovar, no reviste ninguna dificultad técnica, eso sí, la subida inicial es muy fuerte, desniveles entre el 30 y 35% durante un kilómetro. El paso por los Picaios es un poco escabroso, pero muy bonito, y la senda está poco pisada. Pasamos por el Vértice Geodésico del Pico Nevera, posteriormente por la famosa Nevera de Castro, y una vez en la pista de abajo, hicimos una extensión de ida y vuelta al Castillo de Castro, 1:20 horas incluidos 10 minutos en el Castillo. Y finalmente bajamos por el Barranco de Ajuez, por una extraordinaria senda entre alcornoques. Ruta que he hecho en muchas ocasiones y de distintas formas, la subida de hoy era inédita, de las que te dejan "agustito", para repetir”.

Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido: 

o

 A la cita acudieron Ana, Mari, Ángela, Jose, Paco Escrivá, Juan Carlos, Paco, Quico, Nolo, Manuel Carlos y un servidor.

Aparcamos en la zona recreativa que hay al lado del cementerio, nada más entrar en Chóvar y comenzamos a caminar.




Enseguida nos topamos con esta fuente, de diseño demasiado moderno para el entorno y que no le pega mucho a lo que tiene alrededor.



Los almendros ya estaban en flor en esta zona y las cámaras quisieron captar esas primeras flores.





La senda de subida era preciosa y su desnivel suave en esos primeros compases.





A través de la frondosa senda llegamos al collado, donde comenzaría el verdadero desnivel.





Desde allí ya podíamos contemplar la otra vertiente, con el magnífico Sol reflejándose en las aguas del mar.




Una vez admiradas las vistas comenzamos con la subida, que había que tomársela con calma.






A nuestra derecha asomaba de vez en cuando un picacho de apariencia cuadrangular que era donde se asentaba el Castillo de Castro y al cual visitaríamos más tarde.



De vez en cuando no venía mal una paradita y una sonrisa "Profidén"



Se apuntaban a la ruta también otras cumbres de Espadán, como el Bellota, mientras continuábamos subiendo.
















Con la vista a las dos vertientes, la de la costa nos permitía ver en un día tan claro bastante a lo lejos y forzando el zoom de la cámara veíamos al fondo la silueta del Montgó, al que tuvimos tan cerca en la ruta de la semana pasada.






Llegamos al final de la subida y aún vimos las antenas de la cima un poco más lejos.



Cuando llegamos a las antenas, como era el punto más alto, nos extrañó no ver allí el vértice y comprobamos que estaba un poco más allá y en un punto más bajo, como le ocurre al vértice Espadán, que tampoco está en la parte más alta, sino en la que ofrece mejor triangulación.




Observándonos, como en muchas de las rutas, allí estaba, silencioso, el gigante de piedra... el Penyagolosa. Pronto te volveremos a visitar, amigo.




Con estas vistas nos detuvimos a almorzar.


Al fondo se asomaban también los picos de la Sierra, Espadán, Aljub, Bellota...


Y el Castillo, que volvía a reclamar nuestra atención. Enseguida estaríamos contigo.





Continuamos ahora en descenso por la pista y pronto nos desviamos por una senda por la diestra que nos llevaría a la muy bien conservada (o restaurada) Nevera de Alfondeguilla. Probablemente una de las más visitadas y conocidas de las neveras de la Comunidad.


En su techo nos hicimos la foto como en otras ocasiones ¡Mira que si llega a ser un O.V.N.I. camuflado y comienza a despegar!...



Continuamos descendiendo por la senda hasta llegar a la pista, que tomamos por la derecha para dirigirnos al Castillo de Castro.






Parecía que en esta imagen no se veía nada de particular, pero si afinábamos la vista o, mejor, nos ayudamos del zoom de la cámara, podíamos ver en este día tan claro las Islas Columbretes.




Llegamos a las paredes del inexpugnable castillo y nos dirigimos a su zona de entrada. Una pequeña puerta con un arco semicircular que aún se sostiene.






Impresionantes las vistas desde allí.




¡¡A posar!!












 Una vez concluida la visita volvimos por el mismo sitio hasta el punto donde habíamos bajado de la Nevera y seguimos la pista por la derecha.









Aquí, donde vemos a Paco fotografiando a una de sus flores, comenzaba la senda que nos bajaría a través del Barranco de Ajuez. Así pues, nos desviamos por la izquierda y comenzamos a caminar por esta preciosa senda que ofrece unas vistas también impresionantes.





Parque jurásico.


 



Esta roca presentaba un buen parecido con una cara mirando a la izquierda.



Nos desviamos unos metros de la sendita principal para volver a visitar la Mina de Cinabrio con su vetusta vagoneta y hubo que contener a Ángela para que no se metiera a explorarla hasta las entrañas de la Tierra.



Volvimos a la senda para continuar bajando y disfrutando de esta peculiar orografía donde el rodeno ofrece muy buenos miradores.















Y disfrutando de todo el recorrido llegamos al Embalse de Ajuez, al pueblo y a los coches, dando por terminada esta siempre agradecida ruta.





Os dejo con otro Capítulo de "Las Flores de Paco".


















El desnivel en la gráfica no es correcto. Son 787 m






Un saludo y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE


 

3 comentarios:

  1. Seguro no os dejara indiferentes

    Un abrazo para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Simón, Espadán es un valor seguro y esta rutilla, de la que conocemos la vuelta, no se cansa uno de hacerla. Igual esta vez te pitan los oídos en lugar de a mí cuando nos enfrentemos a esa primera subidilla, jeje.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Magnifica ruta Pablo, y ese inicio con buenos desniveles no es nada complicado, sobre todo para un grupo como el vuestro, veterano en rutas mucho más duras.
    Un saludo y abrazo para todos

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.