Páginas

sábado, 3 de junio de 2017

2017 - 06 - Ermita Sant Vicent, Presa del Embalse de l'Alcora, Ermita de Sant Salvador y Castell de l'Alcalaten / A+ 482 / 12,6 km



...


La ruta propuesta para este sábado la tracé sobre los mapas por sendas y pistas existentes. Seguro que habría otras opciones publicadas pero no quise mirarlas, sino coger el mapa y trazar el track siguiendo las sendas más finas que encontrara y que nos permitieran hacer una ruta sencilla y con algunos pequeños alicientes. Saldríamos de la Ermita de Sant Vicent de Alcora, siguiendo una senda local que nos llevaría por la ladera izquierda del Barranc de Sant Vicent. Tocaríamos un poco del PRCV-120 y nos desviaríamos por una fina senda hacia la derecha que nos llevaría hasta la Roca Morena. Bajaríamos al PRCV-357 y lo seguiríamos hasta el Molí del Pantà. 




Como parece ser que la C.H.J. está empeñada en que no podamos  cruzar por encima de las presas para salvar los accidentes naturales, nos acercaremos a ella para ver el pantano y volveremos un poco hacia atrás para cruzar por una senda a la derecha del Molí. Enlazaremos después con una pista que nos llevará a la Ermita del Salvador y subiremos al Castell de l’Alcalaten. Bajaremos por el PR-120, cruzaremos la carretera y por una senda que recorre el Barranc de Sant Vicent volveremos al Área recreativa y a los coches.


A la cita acudieron Ángela, Ana, Mari, Pili, Quico, Miguel Ángel, Jose, Manuel Carlos y un servidor. A las 8 ya estábamos en una desierta área recreativa de Sant Vicent dispuestos a disfrutar de una fenomenal mañana. 



Comenzamos dirigiéndonos hacia la parte de atrás de la Ermita para enfilar por la senda local SL-CV-90, que nos llevaría a media altura por la parte izquierda de la ladera del Barranc de Sant Vicent entre una bonita pinada.












Como estaba previsto de de vez en cuando cayeran gotitas, estuvimos preparados cuando éstas hicieron su aparición. Eran pequeños chaparrones que venían y se iban cuando menos lo esperabas y que Pili agradecía porque así le refrescaban el ambiente.




La senda enlazó con el PR-120 y nos subió al cordal de las montañas ofreciéndonos buenas vistas. Más adelante lo abandonaríamos por otra senda a la derecha para dirigirnos hacia la cola del embalse de l'Alcora.






La lluvia intermitente a lo lejos.



Neblina persistente en algunos lugares.


Y el Sol abriéndose paso en otros.


Siempre es muy gratificante caminar por el cordal de las Sierras. En la imagen de abajo la cola del embalse y su presa, a donde nos dirigíamos.











Llegamos a La Roca Morena, que no es más que una elevación con un depósito de agua y continuamos descendiendo.




La población de la Alcora.





Llegamos a la pista inferior, coincidiendo ahora con el PR-357 y continuamos por la izquierda.


Tras un pequeño tramo nos desviamos por senda por la derecha, que nos llevaría por un bonito y frondoso entorno hacia el Molí del Palomet y el Molí del Pantà.



A lo lejos veíamos nuestros próximos destinos, La Ermita de Sant Salvador y el Castell de l'Alcalaten.







Llegando al Molí del Pantá vimos una roca con una pared en la que había instalada una vía ferrata y hubo que contener a Ángela para que no saliera disparada.




Aunque ya me había dicho Xavi que no se podría cruzar por encima de la presa, cogimos la senda que pasa por detrás del Molí para llegar hasta ella y asomarnos a sus bordes.




Una maravilla contemplar la calma de las aguas del embalse y verlos a tope de su capacidad en esta temporada en que las lluvias nos han favorecido. A saber cuándo se vuelve a repetir.


Efectivamente, una puerta enrejada impide de la manera más tonta el cruzar a la otra parte sin ningún sentido.


Desde arriba vimos dos grandes tortugas bañándose plácidamente.



Estuvimos fijándonos en la evolución de las escaleras por si había modo de cruzar, e incluso Ángela, que se había quedado con ganas de aventura, al no haber podido intentar el paso de la ferrata sin material de seguridad, bajó hasta la parte inferior para comprobarlo.






Nada, no ofrecía continuidad posible. Foto y para arriba.


La roca con la ferrata.

Teníamos que cruzar pues por la pista del lado del Molí. Aquí vimos esta bonita estampa con este gran pato que decidió posar orgulloso para nosotros en este bonito paraje.




Sí, éste es mi perfil bueno...¡y lo sabes!..¡Uaaaaayaa!




Continuamos y un poco más tarde la senda nos llevaría a cruzar un barranquito. Aquí hay que estar atentos porque hay que buscar la salida por la izquierda y estaba un poco tapada por las ramas.









Subimos y llegamos a la carretera, por la que circulamos un corto tramo para salirnos enseguida por la izquierda siguiendo las indicaciones.





¡¡AL ATAQUEEEERRRR!








Pili solventando la última trepadita.







Y aquí la foto conmemorativa de la bonita mañana que estábamos disfrutando.




Principio fundamental de la Física: ¡¡Todo lo que sube, tiene que bajar!!







Bajamos a la Ermita, donde queríamos hacer una pequeña parada para descansar y admirar las vistas disfrutando del entorno y vimos que bajo su porche había dos pintores en plena faena. Ya habíamos visto otro antes en un camino. La razón es que había un concurso de pintura y debían entregar sus obras antes de las 13:30.




Dejamos a los pintores con su entretenimiento y bajamos del Castillo siguiendo el PR-120, que nos llevaría hasta una urbanización y hasta la carretera principal.





La cruzamos y bajamos por una pista cementada casi rozando las primeras casas de Alcora. La zona de paso estaba cubierta de agua y nos faltaban unas cuantas piedras para haber podido hacerlo sin mojarnos, por lo que decidimos quitarnos las botas y cruzar como otras veces hemos tenido que hacer en situaciones similares.




El agua estaba plagada de cangrejos de río que huían a nuestro paso.


Cruzamos y nos lavamos los pies y nos relajamos un poco en las aguas del arroyito que pasa junto al lavadero.



El lavadero, aunque de bonita estampa, es una pena que tenga el agua estancada y no esté en funcionamiento. De la Fuente aneja de la Font Nova tampoco salía agua de ninguno de sus tres caños y me recordaba a Alejandro Sanz cuando en su canción "Si tú no estás" dice aquella frase tan cargada de razón: "Si tú no estás, ¿pa qué?"


"Me quedará en el aire un pensamiento
que se irá sincero y lento
y en el viento flotará, hoy que no estás.
Y que a pesar que me parece hasta mentira
puede que la vida siga
pero si tú no estás ¿pa' qué?..."

Puede que de los caños salgan ahora...pensamientos.







Cuando conseguimos despegarnos del lugar, continuamos ahora siguiendo de nuevo el SL-90 que nos llevaría por el interior del lecho del Barranc de Sant Vicent. Un entorno frondoso, fresco y con sombra.







Casi al final estaban los vandálicos restos de lo que fue el Ullal de Sant Vicent, de donde no salía agua. y enseguida llegamos a la fenomenal pinada donde está ubicada el Área Recreativa donde teníamos los coches.




Contrastaba el que se encontrara vacía cuando la semana anterior, que también habíamos parado a comer aquí, estaba a rebosar de gente y costaba encontrar una mesa libre. En fin, más paz.


Una ruta sin pretensiones en la que hemos disfrutado de una muy buena mañana en la montaña, con sus chaparroncitos intermitentes primaverales y el aroma del monte mojado. Los pequeños alicientes que la van salpicando la hacen amena y la calidad de sus sendas, muy recomendable.



Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE



1 comentario:

  1. Un reportaje fotográfico con fotos preciosas. Saludos

    ResponderEliminar

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.