Páginas

sábado, 30 de noviembre de 2013

0124 - Vértices Geodésicos C.V.: San Marcos (1025 m) / A+ 770 m / 20,72 km

...





Este sábado la ruta propuesta era subir al Vértice Geodésico nº 124 en altura de la Comunidad Valenciana, San Marcos, con 1025 m de altitud, situado en el Término Municipal de Zorita del Maestrazgo, Castellón. 


En esta ocasión iríamos hasta el pueblo situado más al Norte de la Provincia de Castellón. Para llegar hasta allí tomaríamos la A-7 dirección Castellón, CV-10 hasta Sant Mateu, Xert, N-232 hasta Morella, CV-14 hacia Ortells, Palanques, Zorita.


Ya que nos desplazábamos hasta aquí no podíamos dejar de visitar el Santuario de la Virgen de La Balma. Es una ermita construida en las paredes de la roca y que tiene una historia curiosa. 


Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en la Balma a un pastor manco y le dijo que construyeran en ese lugar un templo, desde donde ella ayudaría a enfermos y necesitados, dejando allí su imagen. 

Las autoridades de la población trasladaron la imagen a la iglesia del pueblo pero a la mañana siguiente había desaparecido y la encontraron de nuevo en la Balma, reforzando el deseo de que se hiciera allí la Ermita. Desde entonces ha sido lugar de peregrinaciones y muchos se desplazaban hasta allí para la curación de enfermedades de posesión y peticiones de curaciones milagrosas, llegando a alcanzar gran fama y una afluencia en sus días de hasta 12000 peregrinos.



Durante los años de la Dictadura de Primo de Rivera, e incluso durante la Segunda República, llegaron a acudir a La Balma para ver los exorcismos (algunos con rituales paganos) miles de personas que se agolpaban en las estrechas cuevas.


Todo esto causó la alarma de la comunidad eclesiástica y del obispado de Castellón y se utilizó a la Guardia Civil para terminar con la afluencia de endemoniados al santuario. En 1935, un año antes de la Guerra Civil, la Guardia Civil disolvió las ceremonias y, tras la Guerra, ya no se reanudaron.



Partiríamos de la población de Zorita del Maestrazgo, dirigiéndonos por el Assagasor del Barranc de Pardos, hacia la base de la Sierra de San Marcos. La recorreríamos por su base a través del Barranc de les Covetes y enlazando con el de La Pobleta.


A la altura del Coll Roig de Planelles giraríamos a la izquierda para subir por otro barranquito hacia el cordal de la Sierra, donde hallaríamos el Vértice San Marcos y un poco más adelante, la Ermita del mismo nombre.


Continuaríamos por el cordal y bajaríamos al Barranc de San Marcos, desde el que seguiríamos hasta pasar por el Mas de Baix y cruzar el Río Bergantes. 


Advertía que esta ruta tendría componentes de aventura ya que no vi disponibles ningún track ni sendero homologado que nos pudiera servir. Como incógnitas predecibles estaban la subida al cordal desde el Barranc de La Pobleta, el inicio de la bajada de la Ermita de San Marcos, la bajada al Río Bergantes y el acceso al Santuario de la Balma. La primera idea era hacerlo recorriendo la continuidad de la Balma que da soporte físico a la Ermita, desde el lado contrario a su entrada principal, pero igual por ahí no se podía y lo veríamos cuando estuviéramos allí. Lo más seguro es que accediéramos por la vía natural desde la carretera.



Aquí podéis ver el vídeo de la Simulación de Vuelo sobre el track para que os hagáis una idea fiel del recorrido:



A la cita acudieron Mari, Ana, Kiquet, Xavi (Goterris) y un servidor. Un poco antes de las 8 ya habíamos aparcado en Zorita. Nos esperábamos un tiempo muy desagradable ya que estaba previsto que hubiera un viento de 40 km/h con rachas de 70, que estuviera nublado, con temperaturas cercanas a los cero grados y con posibilidad de lloviznas, pero en lugar de ello, no hacía viento y la temperatura era de unos agradables 7 grados.

Aparcamos junto a un panel y vimos con alegría que indicaba el recorrido de un PR que yo no había podido encontrar en la web cuando estaba preparando la ruta. Se trataba del PRCV-363 que subía a la Ermita de San Marcos por detrás y continuaba por el cordal hasta La Pobleta. Aunque nosotros no íbamos a seguir esa dirección, nos proporcionaba una posible bajada segura desde la Ermita y la evidencia de que se podría caminar bien por lo alto de la Sierra de San Marcos.





Coincidió pues que este primer tramo que yo había trazado por azagadores seguía un tramo del PR. Al rato el PR nos abandonaba por la izquierda en descenso (volveríamos por él) y continuamos para meternos por el Barranco de la Pobleta, siguiendo la falda de la Sierra de San Marcos.



Tuvimos una visión desde alla abajo de la crestita que pretendíamos superar cuando llegáramos a la Ermita.



 Nos metimos en faena. Nos gustó mucho este barranco, fácil de caminar, entretenido al tener que ir sorteando pequeñas dificultades sin importancia en las que hay que hacer pequeñas trepaditas. Esto con agua seguro que hubiera sido más bonito y divertido pero también más dificil de pasar. Lo disfrutamos mucho y tuvimos mucha suerte, porque en estos barrancos encajonados te puedes encontrar con la presencia de un salto o una poza profunda y no poder continuar y tener que buscar alguna alternativa.






















Llegamos donde el barranco se bifurcaba. A la derecha comenzaba el Barranc del Cap de la Vall, que tenía más agua, pero nosotros tomamos el de la izquierda que nos subiría al cordal.


El principio del barranco es un poco incierto pero enseguida se encuentra rastro para caminar. Al rato, aunque nosotros pretendíamos subir recto, Xavi vio un rastro de senda que subía por nuestra izquierda y como nos daba igual subir por un sitio que por otro, decidimos aprovecharla teniendo la intuición de que nos llevaría hasta arriba. 


 La subida nos fue mostrando estupendas vistas de los barrancos.







 Como desde el principio parecía, la sendita nos fue subiendo en zetas, más cómodamente que si lo hubiéramos hecho por el barranco directamente hasta que abocamos en un poste del PR-363, aquél que habíamos dejado. Más suerte imposible.




Caminábamos ahora siguiendo el PR que circulaba por el cordal y que nos llevaría hasta el Vértice.





Allá abajo veíamos Zorita, de donde habíamos partido y la acercamos con el zoom.



 Un poco más allá se veía la Ermita de San Marcos, emplazada en un sitio privilegiado de estupendas vistas y detrás de ella se podía observar el Santuario de la Balma a lo lejos, que sería nuestro destino más tarde y que también aproximamos con el zoom de la cámara.



 



Se veía nieve en las montañas lejanas.



Esta zona tiene una buena colonia de buitres que no paraban de merodear y jugar con las térmicas.




  

Pasamos por el poste que indicaba la senda que subía hasta aquí desde el pueblo  y que habíamos visto en el plano al aparcar los coches y continuamos un poco más hasta la Ermita.


La ermita tenia un aspecto tranquilo, con su arco de medio punto, solitaria, en un lugar que transmitía sensaciones agradables y donde hubiera estado bien permanecer un rato sentados contemplando el horizonte, pero con solecito.




Nos asomamos a ver la cresta que yo tenía previsto hacer a continuación. Por arriba no tenía mala pinta pero no se veía si tenía buena continuación. Y por el lateral izquerdo, que era por donde había trazado el recorrido, también había que investigar. En condiciones normales no hubiéramos dudado, pero ante una ruta de 20 km, en que tienes que tener en cuenta los tiempos para que no se te haga excesivamente tarde y ante la fácil solución que nos había presentado el hallazgo del PR, decidimos dejar esta, seguro que divertida opción, para otra ocasión y andar unos pasos atrás y bajar por la seguridad del PR.

  
 
  



El PR también fue una buena opción ya que bajaba serpenteando por una alfombrada senda entre una enorme pinada. 






Preciosa la sendita y la pinada con unos pinos altísimos.






 La senda bajaba hasta una pista que recorre el Barranco de San Marcos y más tarde había que estar atentos porque el PR se desvía por una senda que nace a la derecha y que hace un pequeño atajo.


A lo lejos veíamos nuestra crestita, que se ha quedado pendiente para hacer.


Nos dirigíamos ahora hacia el Mas de Baix y en sus proximidades volvíamos a tener a tiro de cámara en estas dos fotos el Santuario de la Balma.

 
 

 La incógnita de la bajada hasta el río Bergantes se solucionó por sí sola, ya que el track que tenía previsto nos llevó por una senda que nos bajó sin dificultades hasta el río.

 

Seguimos el track que nos llevó un poco por el lecho del río para buscar la salida cómoda hacia la carretera.



Una vez en la carretera buscamos el enlace de otra vieja senda y nos fuimos dirigiendo hacia la zona de las balmas.



Ya veíamos el Santuario enfrente de nosotros. Se podía haber ido por la carretera pero era más aburrido y esto era aventurero. Queríamos buscar el enganche con la balma y acceder a la zona por la parte contraria pero no sabíamos si se podría hacer.







Al principio avanzamos con incertidumbre y pensando que en algún momento igual nos teníamos que dar la vuelta. Después nos dimos cuenta de que estábamos enganchando con una balma paralela pero superior a la que deberíamos y vimos un caminillo un poco más abajo que tenía pinta de ser el bueno. Por lo que bajamos un poco hasta él y nos llevó ya sin problemas y con una sensación de gozo de ver que sí que lo íbamos a conseguir. 


Era muy chulo caminar entre esas balmas, anticipo de la grande donde está situado el Santuario.




 

 ¡¡Bien!! Llegamos a la Ermita sin problemas y nos recibió esta fuente. Podríamos habernoslo encontrado todo cerrado pero un cartel indica que los sábados y domingos está abierta desde las 9 hasta las 19 horas.




Pasamos al interior a admirar la fusión de las rocas de la montaña con la construcción, mientras una grabación sonaba por los altavoces explicando peculiaridades del Santuario de la Balma, de su historia, ritos y construcción.








Al final de la balma, donde se encuentra la Capilla de la Virgen, habían hecho un belén entre las rocas y se había un atril con una libreta donde la gente escribe lo que quiere. Nos llamó la atención un mensaje que alguien había dejado allí.
 

 





Nos fuimos despidiendo de la Ermita saliendo por su natural camino de acceso y viendo que todavía teníamos que llegar a Zorita y a los coches.




En el camino de entrada al _Santuario hay un crucero cubierto y cuyas pinturas interiores fueron restauradas. Muestra la representación de las virtudes teologales.




Para volver al pueblo seguimos otro PR. En este caso el que corresponde al Sendero Fluvial, que recorre el lecho del Río Bergantes.



Callejeamos un poco a través de Zorita y llegamos a los coches.


Fuimos con el coche hasta la entrada del pueblo, donde habíamos localizado el fenomenal lavadero al lado del puente de entrada y allí procedimos a "refrescarnos" y comer, dando por terminada esta estupenda ruta.




Una ruta en que las incógnitas que se presentaban de inicio fueron solucionándose sobre la marcha con algo de suerte (que siempre es bueno tenerla de tu lado) y sin ninguna dificultad y donde hemos tenido la enorme satisfacción de haber podido culminar todo lo que teníamos propuesto. Bueno, nos ha quedado pendiente la cresta que había después de la Ermita de San Marcos, pero por cuestión de tiempo  y de la longitud de la ruta hemos tenido que dejarla para otra ocasión. De todas formas la senda que, en su lugar, elegimos de bajada tampoco tiene desperdicio.

Una ruta 100 % recomendable, que nos ha salido redonda y en la que la única dificultad supongo que es la distancia.


Un saludo a todos y hasta la próxima.
Podéis descargar el track de la ruta pulsando aquí: PABLOONCE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

He puesto un filtro anti-spam. Los comentarios primero me los manda el blog a mi correo para aprobación y después se publican. Si cuando le dais a "enviar" aparece un mensaje arriba de la página, es que todo está ok. Vuestro mensaje aparecerá en breve.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons.